El titulo se lo pedí prestado a un amigo que dice eso todo el tiempo, sobre todo los domingos, pues cambio sus hábitos del control remoto por la navegación entre enlaces que se va encontrando entre sus páginas preferidas. Como dice el señor Álvarez: para nuevas eras hay que adoptar nuevos hábitos, yo agregaría que también hay que abrazar nuevas formas de pensamiento y metodologías.

Y es que me ha interesado mucho la idea que él expone en su conferencia de ‘Innovación abierta, redes sociales y aprendizaje combinado’, sobre la economía de la abundancia en cuanto a los recursos y herramientas para la educación hoy en día. Me gusta esa referencia a la abundancia en contraposición a la escasez, una palabra que entiendo como un término sobre el que se sostienen las premisas de la política económica del capitalismo; unas premisas impalpables [como la nube]; inversamente proporcional a la satisfacción material, espacial o temporal de todos nosotros, es decir, la escasez, paradójicamente, puede ser infinita, es una predicción imposible. Estos deseos insatisfechos convergen entre nosotros, habitantes de ficciones sistemáticas que implican un proceso de distribución social, [entre esa distribución está la educación, por ejemplo], de repartición de las partes desde el egoísmo particular, por el bien que mantiene ciertos modelos mercantiles y políticos con vida. Será la abundancia un término entendido también como algo infinitamente egocéntrico? Será una idea capaz de proponer otro tipo de políticas en cuanto a la construcción de lo público? Yo lo relaciono entonces con dinámicas que parten desde lo comunal, lo compartido, no se define desde intereses personales, se construye y crece desde otros lugares e intereses comunes.

Pensar en términos de abundancia conlleva a pensar en esferas más amplias, y debido a la era en la que vivimos, esas esferas no se limitan a lo tangible. La sociedad red, gracias al nuevo tipo de relaciones que hemos llegado a establecer, nos obliga, o por lo menos nos da la oportunidad de pensar de acuerdo al desarrollo grupal, de acuerdo a procesos de creación colectiva y no tanto a resultados de competitividad o idealizaciones individuales. La responsabilidad de generar soluciones a problemas en cuanto a la divulgación de la información o en cuanto a la producción de bienes públicos implica maneras de operar colectivas; por eso, al igual que mi amigo, me inclino mas por el blogging y no por el zapping, pues el hecho de publicar editar para alimentar abundantes relaciones de datos inmunes al tiempo o al espacio, implica la educación de cierto criterio en cuanto a la exposición de ideas propias en un ámbito público, tanto local como desconocido, virtual y masivo. Cuando tales ideas aterrizan en relaciones comunes las posibilidades no parecen escasas.

http://cultura-abierta.blogspot.com/2011/02/semana-1-el-nuevo-marco-tecno-social.html

Advertisements